Ese miércoles, bendito miércoles...